Justo en el tendón de Aquiles

El tendón calcáneo, conocido popularmente como tendón de Aquiles, es el tendón más grueso y fuerte del cuerpo humano, éste pasa por detrás del tobillo y es el encargado de conectar los dos músculos de la pantorrilla, encargados de generar la fuerza necesaria para pararnos en los dedos de los pies o para empujar el pie, al hueso calcáneo o talón.

Este tendón tiene una gran importancia en nuestro cuerpo, puesto que su función principal es la flexión plantar del tobillo, lo cual nos permite caminar, correr o saltar. Al realizar estas actividades, el tendón soporta fuerzas de hasta 10 veces el peso corporal, de ahí que sea el tendón más fuerte y la importancia de cuidarlo y no sobrecargarlo.

¿Cómo cuidarlo?

Las lesiones del tendón de Aquiles, como la inflamación, desgarro o ruptura se presentan tanto en deportistas como en personas sedentarias, siendo más común  en el primer caso. Para evitar una lesión en este caso, los estiramientos son una clave fundamental, puesto que al dotar de flexibilidad los músculos  de la pantorrilla, la tensión a la hora de correr, saltar o marchar, se reparte de forma uniforme y no se concentra solamente en el tendón. Así mismo, el fortalecimiento previo de los músculos, el calentamiento, una buena hidratación, tiempos considerables de reposo dependiendo el nivel de exigencia, e implementos adecuados de ejercicio tienen un gran impacto en el cuidado de nuestro tendón.

En el segundo caso, el caso de las personas sedentarias, las afecciones se pueden presentar debido a movimientos bruscos en esta zona del cuerpo, ya sea caminando, al realizar un salto, bailando o realizando alguna actividad a la que no se esté acostumbrado. Hablar de una prevención en este caso es difícil puesto que esta va ligada a ejercicios de fortalecimiento y estiramientos previos, como lo hemos mencionado anteriormente. Sin embargo, si se tiene cuidado de no realizar movimientos tan bruscos de manera repentina, se puede disminuir la posibilidad de sufrir una lesión.

No obstante, a pesar de las numerosas prevenciones que existen, muchas personas no son conscientes de la importancia de cuidar el tendón sino hasta el momento en que sufren una lesión, por lo tanto también es importante saber cómo tratar este tipo de lesiones.

¿Cómo tratar la lesión?

En caso de que se presente molestia en esta región, o dolor agudo, se debe recurrir al médico, la lesión puede que no sea grave y necesite solo de un tiempo de reposo como puede que necesite de un tratamiento cuyo tiempo dependerá de la evolución en la recuperación o incluso, en el caso más extremo, un procedimiento quirúrgico.

Para tratar la lesión, en primer lugar, se debe detectar el origen de esta, si es anatómica, deportiva o de origen sistémico, es decir, reumatismos, procesos infecciosos, metabólicos y alteraciones musculares o neuromusculares.

Dependiendo de esto, en el tratamiento se buscará detener la causa, y se procederá a buscar la disminución del dolor, en este primer momento, nuestros principales aliados son el calor y el frio, pues estos,  además de ser  un analgésico natural, facilitan la circulación y ayudan a reducir la inflamación.

En el consultorio Adriana Navarrete Fisioterapia, hemos evidenciado a lo largo de mucho tiempo mejorías en el dolor con solo estos dos elementos, sin embargo el tratamiento no se limita a esto.

También se realizan estiramientos específicos para el tendón de Aquiles, se dan indicaciones en caso de que sea necesario el reposo o la disminución de actividad física.

Además, con ayuda de electro estimulación y  masajes vibratorios o manuales  se busca favorecer la circulación, la disminución del dolor e impedir la formación  de adherencias, así mismo, con el ultrasonido  se proporcionan ondas de  calor profundas que ayudan a aliviar el dolor   y la inflamación.

Posteriormente, una vez superado el cuadro de dolor agudo, se procede a la recuperación de la movilidad y al fortalecimiento de los músculos para evitar que la lesión se vuelva a presentar, en esta fase, se continúan los manejos sedativos nombrados anteriormente  y de forma intercalada se indican ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, con balones, theraband, se realizan trabajos de propiocepción y equilibrio en bases inestables como el balancín, entre otras herramientas.

Finalmente, al paciente se le proporciona un plan casero, el cual es fundamental en el proceso de recuperación, también  se le dan ciertas indicaciones que tendrán gran repercusión en el tiempo de recuperación y el reingreso a la actividad deportiva, lo cual se hará de forma progresiva.

Si te interesa saber más sobre este tema no dudes en contactarte con nosotros y en caso de que lo necesites agenda tu cita.

Contacto

 

También te puede interesar… 

 

¿ Que es la propiocepción? y ¿ Cómo puedo mejorar la propiocepción?