Las pausas activas, una opción de bienestar para el cuerpo

Cada día, es más común escuchar en el ambiente laboral el término de pausa activa, de hecho las empresas se preocupan cada vez más por el bienestar de sus trabajadores, por esto  han implementado diversas y variadas estrategias para dar cumplimiento a la norma que establece la importancia de realizar las pausas activas. Así mismo, se le presta mayor importancia a la adecuación de puestos de trabajo, haciéndolos más cómodos, confortables y ergonómicamente diseñados para evitar  y disminuir lesiones. Estas adecuaciones contribuyen también a bajar los índices de deserción laboral o de ausencia a causa del dolor y molestias de tipo musculoesquelético, causadas por los trabajos repetitivos o por desordenes de trauma acumulativo.

Sin embargo, en mi consulta he encontrado personas que pese a tener a la mano toda una serie de implementos tales como sillas, escritorios, computadoras y aditamentos ofrecidos comercialmente para mejorar las condiciones del puesto de trabajo, sufren o han sufrido cualquier tipo de lesión en sus manos y muñecas. Estas lesiones son catalogadas como síndromes por sobreuso,  es el caso de: el síndrome del túnel del carpo, epicondilitis lateral o medial, tendinitis de Quervain o dedo en gatillo.  Es por esto que a lo largo de una serie de sesiones de fisioterapia para el manejo de dolor, la inflamación y la práctica de los estiramientos he llegado a la conclusión que definitivamente aún no existe la clara conciencia de lo importante que es la realización de las pausas activas, entendidas  como el momento de cambiar la actividad que se realiza de forma constante y repetitiva, sobre todo cuando también están presentes posturas incómodas, fuerzas altas, esfuerzos de contacto, vibración, o  frío.

Equivocadamente, muchos de los trabajadores utilizan sus pausas activas para dirigirse a tomar un café, charlar con los compañeros, fumar un cigarrillo, sacar las fotocopias acumuladas del día, cuando en realidad ese momento dispuesto por el departamento encargado es para hacer una serie de ejercicios y estiramientos que le proporcionen al cuerpo el descanso y la capacidad para continuar realizando sus actividades, disminuyendo el riesgo de inflamación, dolor y lesión de músculo, tendón o nervio.

Cada persona es responsable de su cuidado personal, sin embargo siempre hay una excusa o un pretexto para evitar hacer los ejercicios: No tengo tiempo, tengo que hacer mucho trabajo , ahorita no, tal vez más tardecito, mejor al iniciar el día o mejor al finalizar la jornada, me da pena que mis compañeros me vean y se burlen de mí, los ejercicios me causan dolor, en fín… Sin importar la situación o el ambiente alrededor, el trabajador debe estar en completa disposición de realizar los ejercicios teniendo en cuenta el tiempo y el espacio que tiene para ello.

De acuerdo al decreto 1443 de 2014, donde se definen las directrices de obligatorio cumplimiento para implementar el sistema de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo, las empresas con sus políticas internas y con cooperación conjunta con la Administradora de riesgos laborales brindan a sus trabajadores la oportunidad de hacer las pausas activas.

Una famosa cita de Joseph Pilates dice «es la mente la que construye el cuerpo» por esto, la invitación es a ser responsables y sinceros con nosotros mismos al realizar los ejercicios, puesto que son alrededor de 15 minutos que pueden marcar una gran diferencia en nuestra salud, aprovechemos al máximo los recursos que nos ofrecen, siendo partícipes de un proceso de cambio que nos permita una adecuada postura, movimientos fluidos y dinámicos con toda la energía y la disposición para ser mejor en lo que sabemos hacer sea cual sea nuestra labor.

Resultado de imagen para pausa activa

Los ejercicios deben incluir movimientos de cabeza, cuello, hombros, antebrazos, muñecas, dedos, cintura, cadera, rodillas y pies.

Siempre se deben escoger los ejercicios apropiados para cada persona, recuerde que no todos los ejercicios y las posturas son adecuadas para todos, hay que tener en cuenta  los antecedentes y las condiciones físicas de cada persona en particular.

Hay ejercicios y algunas posturas que también tienen contraindicaciones, por esto es recomendable que una persona capacitada sea quien desarrolle el plan de pausas activas.

Cuando una lesión de sobre uso se ha establecido es muy difícil curarla e incluso puede perdurar por meses o años interrumpiendo o quizá acabando con el desempeño del trabajador, por eso es tan importante minimizar las causas que lo provocan, detectar a tiempo las señales de alarma y comprender nuestra actitud frente al trabajo.

postura de cuello Adriana Navarrete Fisioterapia

Lo invitamos a conocer más sobre este tema, si desea más información o tiene inquietudes no dude en contactarnos, estamos atentos a servirle.

Contacto

También te puede interesar… 

Traumatismo de hombro.

http://adriananavarretefisioterapia.com/que-es-la-propiocepcion/